Cómo decidir si debemos actualizar nuestro sistema operativo a la última versión

lunes, octubre 28, 2013
COMPARTE EL POST

cómo decidir si debemos actualizar nuestro sistema operativo a la última versiónCon el lanzamiento de Mac OS X Mavericks la semana pasada y hace dos la de Windows 8.1 mucha gente se pregunta si realmente es necesario actualizar su sistema operativo por las últimas versiones. Nunca hay una respuesta concreta, porque depende del gusto, tipo de usuario, uso del sistema, etc. Son muchos los factores que influyen para actualizar nuestro sistema, pero si pueden existir ideas claves para entender y tomar la decisión con mucha mayor lógica.

A continuación vamos a ver cómo decidir si debemos actualizar nuestro sistema operativo a la última versión, acción que siempre será recomendada por cuestiones de seguridad, pero no siempre todas las versiones son especialmente diseñadas para este tema.

¿Son realmente necesarias las nuevas características?

Es la pregunta que siempre me hago al actualizar un sistema operativo. El hecho de que salga una nueva versión no significa que realmente la necesitemos, y un factor son las características. Por ejemplo, con Windows 8.1 no he visto la necesidad de actualizar mi laptop con Windows 7 y Windows 8, porque las características que ofrece esta actualización no son realmente algo innovador, sino una solución a problemas tales como el botón de inicio, no es una gran actualización y por lo tanto no necesito actualizar.

Últimamente las empresas se centran más de añadir características pequeñas a sus sistemas operativos, porque por el poco tiempo no alcanzan a ofrecer algunas de gran impacto para todos. Por eso es muy recomendable analizar si las nuevas funciones son indispensables para nosotros.

¿Ofrece un rendimiento mejor a la versión que tienes?

Cuando salió Windows Vista el rendimiento de la mayoría de las computadoras existentes hacía que tuvieran un rendimiento muy pobre, por lo que era mejor comprarse una nueva computadora que actualizar la actual. La pregunta se enfoca a la gente que tiene que actualizar a sistemas nuevos con equipo medianamente viejo. Un equipo viejo hoy en día es aquel que ya tiene 5 años o más de vida y generalmente los sistemas operativos se actualizan de acuerdo al nuevo hardware que va a salir también, por lo que la potencia y rendimiento se basa generalmente en los nuevos equipos, no tanto en los viejos.

Si el sistema operativo ya consume muchos recursos del equipo y nuestra computadora, tablet, o teléfono está un poco viejo, lo mejor es no actualizar, ya que sólo hará funcionar el equipo más lento, de otra forma es aconsejable actualizar. Otro ejemplo muy bueno es por ejemplo actualizar iOS 7 para el iPhone 4.

¿La compatibilidad con tus programas está garantizada?

image

En el caso de la gente que sólo usa el navegador web y los editores de documentos como Word, etc, realmente no hay preocupación alguna, porque la empresa que ofrece el sistema operativo generalmente también tiene a cargo ese tipo de problemas con las aplicaciones más usadas. El problema viene con la gente, empresas, o cualquier otro tipo de usuario que usa aplicaciones muy específicas que no cualquier usuario usa y que significan realmente la decisión de actualizar o no.

Las empresas propietarias de las aplicaciones son las que generalmente recomiendan o no actualizar el sistema operativo, y un primer paso es verificar si su software va a ser compatible. Si no es el caso será mejor esperar a que salga una actualización de ese software para luego actualizar.

¿Estás entusiasmado solo por el boom de la noticia?

image

Muchas veces solo es el efecto del lanzamiento o de que la gente esté comentando la actualización del sistema operativo la que nos obliga a actualizar sin siquiera pensarlo un momento. Si eres de las personas que se entusiasman por el boom lo mejor es esperarse. Realmente ni lo necesitas ni te va a beneficiar en nada al instante, lo único que quieres es probarlo y ser parte de la comunidad que ya lo tiene, así que no hacerlo es lo mejor que podrían hacer.

¡Síguenos en Twitter!


Deja tu comentario