La fórmula de la productividad web #3

martes, agosto 10, 2010
COMPARTE EL POST

notebook

Seguimos con nuestros consejos sobre productividad web, estos útiles consejos que nos ayudarán a tener y a controlar mucho más tiempo del que nosotros pensamos que podríamos tener cuando iniciamos un proyecto, estamos en el proceso, o estamos a punto de terminarlo. Es importante recordar que no es estrictamente una serie de reglas para que un diseñador web siga solamente, de hecho, es una serie de estrategias que le pueden servir a mucha gente, no necesariamente uno que trabaje en un proyecto web o algo relacionado.

En fin, si no hay leído La fórmula de la productividad web #1 y La fórmula de la productividad web #2 les aconsejo que le echen una leída porque en esta ocasión vamos a ver tres consejos más de productividad.

3. Deja a un lado tu diseño

Esto es un aviso que muchos escritores siguen. Cuando finaliza un primer bosquejo de algo, lo pone a un lado para poder editarlo y revisarlo. Lo mismo aplica en el diseño, una vez que tengas una idea déjala a un rato antes de que empieces a editarlo.

Esto sirve para dos propósitos. El primero de todos, cuando hayas terminado tu diseño, por supuesto que vas a pensar que es maravillo, que es lo mejor. Pero poner tu diseño a un lado y dejarlo descansar un rato revelará algo objetivo, no sólo porque no te abrirá la mente un poco más, sino que al final verás si tu diseño sigue luciendo igual que cuando lo terminaste, por eso es recomendable dejar reposar nuestro trabajo para poder criticarlo mejor.

La otra razón es que al dejar a un lado tu diseño es que puedes tener más libertad para pensar y decidir si tu diseño se adecua a las necesidades de un cliente, o que quizá no pusiste demasiado énfasis en lo que quería ya que michas veces nos centramos en un detalle y no en todos, por lo cual hay que despejar la mente y volver a revisar nuestro diseño.

4. Trabaja cuando seas más productivo

Creo que no pueden dudar que hay gente que tiene mejores momentos de productividad que otros. Quizá algunos se inspiran en la mañana, en la tarde o en la noche, quizá para algunos sea en la hora del almuerzo o a la hora de cenar, etc.

Tratar de trabajar a diferentes horas del día nos puede ayudar para descubrir en que momento somos más productivos. Todo esto es porque si trabajamos formalmente 8 horas en algún momento de esas horas tienes que acelerar o mejorar tu trabajo o aprovechar ese tiempo para terminar lo que tenemos que hacer de una forma mucho más rápida, de esa forma el tiempo no se nos vendrá encima.

5. Estate listo para la inspiración

Uno de los problemas de la productividad es la de tener las ideas correctas en el momento correcto. Sabemos que podemos obtener una solución muy brillante pero muchas veces no es al momento que queremos, o no se presenta en el lugar adecuado, quizá en un restaurante, o en la misma calle logramos obtener inspiración pero no sabemos aprovecharlas.

Mucha gente cuenta con celulares con capacidades muy buenas para poder descargar aplicaciones de notas o grabar tu voz; usa cualquier herramienta que te permita grabar esa idea que obtuviste en el momento para que no la vuelvas a perder de nuevo. Pero sobre todas las cosas siempre este dispuesto a recibir inspiración, no sólo cuando no tenemos nada que hacer, o nos concentramos, intentemos hacerlo siempre que sepamos que una idea puede surgir porque tendremos que estar ahí para recordarla.

Vía Noupe

¡Síguenos en Twitter!


Deja tu comentario